MAPA DE VISITAS

GRANDES LOGROS DE MUJERES DESPUÉS DE LOS 40

umplir 50 años o más debe ser motivo de celebración. Si hemos sobrepasado los 40 ó 50 años lo tenemos mejor que las famosas hermanas Brontë, escritoras, que murieron todas jóvenes: Emily murió de tuberculosis a los 30 años, Anne a los 29, y Charlotte fue la que más años vivió, pero murió a los 38. Marilyn Monroe falleció a los 36 años, igual que Diana de Gales, que murió en un accidente de coche. En contrapartida, hay muchas mujeres famosas que vivieron más años y obtuvieron importantes logros en su madurez, o bien tomaron decisiones en la mediana edad que cambiaron el rumbo de su vida.
Grandes logros de mujeres después de los 40
Marie Curie
  • La científica Marie Curie recibió el Premio Nobel de Química a los 44 años, después de haber recibido también el de Física a los 36.
  • Bette Davis, recibió su primer Oscar a los 45 años, por su interpretación en la película Dangerous, y murió a los 81, que hoy día se puede considerar incluso joven, dentro de lo que llamamos la tercera edad.
  • Golda Meir fue la Primer Ministro de Israel desde los 71 años de edad hasta los 76, y murió a los 80.
  • La escritora española Rosa Regás dijo, casi a los 50 años: «he tenido muchos hijos y he plantado muchos árboles, pero al paso que voy, moriré sin haber escrito un libro». Escribió su primer libro a los 55 años, y su primera novela, Memoria de Almator se publicó cuando ella tenía 58. Ganó el Premio Planeta a los 68 años.
  • La Madre Teresa de Calcuta decidió a los 40 años dedicarse a ayudar a enfermos de lepra hasta su muerte a los 87 años.
  • La actriz Jane Fonda lanzó sus libros y videos de ejercicio cuando tenía 46 años. A los 54, se retiró del mundo del cine, para volver a rodar una película de nuevo catorce años más tarde, a los 68 fue modelo para una línea de cosméticos para pieles maduras. Hoy, a los 77 años hace la serie televisiva Grace and Frankie con Lily Tomlin.
Grandes logros de mujeres después de los 40
Jane Fonda © Dennis Makarenko 2015
  • Katharine Hepburn se arriesgó a hacer el musical Coco en Broadway, sobre la vida de Coco Chanel, a los 62 años. Ganó su cuarto Oscar a los 74 años, por El Estanque Dorado, y murió a los 96 años, después de hacer películas hasta casi el final de sus días.
  • La actriz Jane Seymour dio a luz a gemelos cuando tenía 45 años al igual que la actriz Geena Davis, que tuvo también gemelos, pero a los 48 años y que además fue mamá por vez primera a los 46 años. Seymour, a los 62 años, posó en bikini para la una revista.
  • La periodista y escritora española Maruja Torres recibió el Premio Planeta por su libro Mientras Vivimos, cuando tenía 57 años. A los 72 años, sigue escribiendo libros y columnas de opinión.
  • La bailarina y coreógrafa Martha Graham puso en escena la obra de danza contemporánea Steps in the Street, que marcó el principio de una nueva era en la danza, cuando Graham tenía 42 años. Murió a los 96 años, después de muchos otros logros.
  • La actriz española María Galiana, siempre fue maestra de instituto, e hizo su primer trabajo artístico a los 50 años, y luego ganó un Goya por su interpretación en la película Solas cuando tenía 66 años.
Son tan sólo algunos ejemplos que sirven para tener presente que si otras mujeres han podido conseguir cosas importantes o cambiar de camino a partir de los 40, se puede hacer.
Grandes logros de mujeres después de los 40
Jane Seymour © Helga Esteb 2015
Tips para evitar la frustración de pensar que ya es demasiado tardeHaz una lista de cosas que hasta ahora pensabas que ya no podías hacer por tu edad, y explica por qué. Busca una alternativa viable para cada una de ellas.
¿Querías ser piloto de aviones? Haz un bautizo aéreo.
¿Te hubiera gustado ser bailarina profesional? Apúntate a clases de bailes de salón.
¿Soñabas con ser guía turístico? Reúne a un grupo de amigos y organiza un viaje en grupo que tú liderarás.
¿Querías ser médico? ¡Inscríbete en la facultad de medicina! Si eso no es posible, haz un curso de naturopatía o de fisioterapia.
Lo importante es que no te quedes frustrada, que de alguna manera puedas canalizar tus deseos y convertir un imposible en algo viable, a la vez que te reconcilias con el hecho de que a los 60 seguramente ya no podrás ser astronauta.