MAPA DE VISITAS

UN CIUDAD DE CINE






EL RELOJ PARADO A LAS 7 - JORGE BUCAY


PENSAMIENTOS DE FELICIDAD

  1. Jorge Bucay fue todo un descubrimiento para mí, comence leyendo sus cuentos luego sus libros y pensé que puesto que a mi me habia ayudado porque no crear un canal en You tube para que llegase a mas personas lo que tanto me ayudo y ayuda día a día, aquí os traigo uno que publique hace poco, esperando que séa interesante y haceros ver que la felicidad es posible porque tenemos motivos para serlo a pesar de los problemas que ésta sociedad nos pone en nuestro camino (pero quien dijo que la vida era fáci).
 
 
Desde aquí os animo a que observeis todo aquello que nos rodea y que con las prisas dejamos de hacerlo, es cómo un ejercicio si lo poneis en practica vereis cómo día a día os será mas fácil ver esas pequeñas cosas que nos aportan felicidad, cómo un día soleado, esas plantas que muchos de nosotros tenemos en casa, la risa de un niño, un grato paseo, comenzar a hacer cosas que os hagan felices, hasta un paseo por la ciudad puede ser tan bello cómo otro, sólo teneis que poner a trabajar vuestra mente a vuestro servicio.
 
Un día leí ésta historia: Un hombre estaba esperando el autobús a su lado había una mujer con un niño en sus brazos, cuando llegó éste, bajo un señor era el marido de élla que con gran alegría se abrazaban y reían, a lo que el hombre pensó e aquí la felicidad. Os preguntareis que es eso pues si tan simple cómo parece la felicidad está entre nosotros pero hay veces que las nubes no nos dejan ver el sol.
 

ANTES Y AHORA

Antes se nos enseñaba a respetar a los mayores, ahora no se respeta a nadie

Antes las familias estaban unidas, ahora no lo están

Antes deciamos gracias y por favor, ahora para que? que les den

Antes eramos educados ahora para que vámos a serlo?

Antes teniamos valores ahora no sirven para nada y que es eso?

Antes nuestro primer trabajo oscilaba entre los 16 - 18 años máximo, ahora no se sabe antes de los 40 quizás

Antes nuestro sueldo iva a parar a las manos de nuestros padres,  ahora todo para mi que es mío

Antes ayudabamos con un dinero en la casa familiar, ahora para mis caprichos

Antes saliamos a tomar el fresco es decir sacabamos las sillas a la calle ahora no sale nadie si no es a hacer alguna gestión y cuidando no nos roben el bolso

Antes ivamos a comprar al mercado, donde se creaba una amistad entre vendedores y clientes, ahora los supermercados cojo me lo llevo pago y si decimos adios es quienes sómos corteses y otros ni eso.

Antes dabamos gracias a Dios por todo lo que teniamos ahora ese señor no lo conozco de nada

Antes en los pueblos se dejaba la llave puesta en las casas o se dejaban las puertas abiertas sin ningun miedo ni problema, ahora todos encerrados a cal y canto, puertas blindadas y hasta servicios de seguridad.

Antes los novios respetaban a las chicas hasta que se casaban, ahora a río revuelto ganancia de pescadores, aquí la pillo y aqui la mato

En fin cómo han cambiado los años, como a cambiado la vida.

Algo ha canviado, me quedo con muchas cosas de antes y menos con las de ahora.







 

PRIORIDAD


“¿Cuáles son nuestras prioridades y valores? ¿Qué dota a nuestra vida de significado? Muchos ni siquiera nos planteamos tales cuestiones. VAMOS EN PILOTO AUTOMÁTICO reaccionando a todos los estímulos externos y dando bandazos de aquí para allá en busca de una plenitud y alegría que no encontramos, ya que no se halla en el exterior (…)

Este momento, este día que empieza, sí que está, sí que es real y tenemos la libertad de elegir como vivirlo. Aunque no lo parezca, ni la prima de riesgo, ni la crisis económica, ni las impopulares medidas del gobierno, tienen el poder de quitarnos nuestro poder, salvo que se lo permitamos dándoles nuestra atención, quejas y desesperanza”
Ana Novo

(Si la vida fuese un tarro ¿cómo lo llenamos? De cosas superfluas o de aquello que nos llena y aporta sentido. Ana Novo* reflexiona al respecto)

No comparto para nada la idea de que “la letra con sangre entra”; en todo caso, “con sudor”, ya que, a pesar de todos los novísimos antitranspirantes, cuando uno se mueve, suda, y hasta que no se hace y experimenta algo, realmente no se sabe.

Sí me parece una forma estupenda de enseñar y aprender, el uso de fábulas, historias y metáforas, ya que, a la vez que se está escuchando, convertimos la historia en imágenes, entrando también en escena las emociones.

Por eso, introduzco para estas reflexiones la siguiente historia:

“Un maestro está enseñando a sus alumnos la importancia de priorizar, para ello coge un tarro de cristal y lo llena completamente de piedras de pequeño tamaño. ¿Está lleno este tarro? Por supuesto, contestan los alumnos, hasta los bordes.
Acto seguido coge un puñado de tierra con guijarros y lo vuelca en el tarro. ¿Esta lleno el tarro?, vuelve a preguntar. Nuevamente, respuesta afirmativa, para sorpresa de los alumnos.
Por último, vuelca un buen puñado de arena fina, que rellena los huecos aún disponibles. Ahora si está lleno este tarro. Los alumnos se quedaron sin palabras.
La lección que quiero que aprendáis, dijo el maestro, es que este tarro representa la vida. Si la llenáis, en primer lugar, de cosas banales y sin importancia no dejará lugar para lo verdaderamente importante y valioso”.

¿Cuáles son nuestras prioridades y valores? ¿Qué dota a nuestra vida de significado? Muchos ni siquiera nos planteamos tales cuestiones. Vamos en piloto automático reaccionando a todos los estímulos externos y dando bandazos de aquí para allá en busca de una plenitud y alegría que no encontramos, ya que no se halla en el exterior.

Conviene tener presente lo temporal y efímera que es la vida y todo su contenido, tanto para el sufrimiento y lo que nos disgusta, como para el placer y lo que nos gusta. Personas, cosas, bienes y situaciones, pasarán. También nosotros marcharemos del planeta cuando llegue nuestra hora y mejor no fiarnos de las estadísticas sobre la esperanza de vida y dormirnos en los laureles.

Este momento, este día que empieza, sí que está, sí que es real y tenemos la libertad de elegir como vivirlo. Aunque no lo parezca, ni la prima de riesgo, ni la crisis económica, ni las impopulares medidas del gobierno, tienen el poder de quitarnos nuestro poder, salvo que se lo permitamos dándoles nuestra atención, quejas y desesperanza. No podemos cambiar al mundo, ni a nadie, pero si podemos cambiarnos a nosotros, utilizar nuestro círculo de poder y libertad: nuestra actitud: creencias, sueños, comportamientos y prioridades.

Amar, disfrutar, jugar, saborear, reír…Al final, lo más sencillo y cercano es lo verdaderamente importante y lo lamentable es perderlo, para valorarlo y darnos realmente cuenta de ello.

El tarro de tu vida está en tus manos. Tu decides de qué y como llenarlo. ¿Eliges salud, alegría, buenas relaciones, amistad, bienestar y servicio? Seguro que te merece la pena.

Ana Novo

LOS TRES MILAGROS


En un pequeño pueblo del interior vivía hace tiempo un sacerdote que tenía mucha fe. Pasó el verano y llegaron las lluvias. En aquella región las lluvias solían ser muy abundantes y los habitantes ya sabían qué medidas tenían que tomar. Empezó a llover y a llover y se inundaron las calles. Viendo el sacerdote que el agua estaba a punto de entrar en la iglesia se puso a rezar.

- Dios mío por favor, te pido un milagro, que deje de llover.
En ese momento unos gritos interrumpieron la oración del sacerdote. Eran unos hombres que habían llegado en un camión hasta la misma puerta de iglesia.
- Padre, venga con nosotros, póngase a salvo antes que el agua entre en la iglesia.
- No gracias, yo tengo mucha fe en Dios y sé que él hará un milagro, enviará un ángel y me salvará.
Y se fueron en el camión sin él. Pasó el tiempo y no sólo no dejaba de llover sino que lo hacía con más fuerza. El agua había roto la puerta e inundaba un metro de altura la iglesia. El sacerdote asustado se puso a rezar con más fuerza aún.
- Dios mío por favor, te pido un milagro, que deje de llover, ¡ayúdame!
Se oyó un ruido de motor y una lancha rápida entro en la iglesia. Eran otros habitantes del pueblo que sabían que el sacerdote estaba todavía en la iglesia.
- Padre, suba a la lancha, póngase a salvo que el agua está inundando todo.
- No gracias, yo tengo mucha fe en Dios y sé que él hará un milagro, enviará un ángel y me salvará.
Así que dieron media vuelta y salieron por donde habían entrado. Siguió lloviendo y lloviendo, se inundó toda la iglesia y el sacerdote tuvo que subir al tejado para no ahogarse. Realmente estaba muy asustado así que se puso de rodillas en medio del tejado y oró con todas las fuerzas disponibles que tenía.
- Dios mío por favor, te pido un milagro, que deje de llover, ¡sálvame!
En ese momento un estruendo por encima de tejado de la iglesia. Era el helicóptero de la policía que venía a rescatarle.
- Padre, suba al helicóptero, el agua va a cubrir toda la iglesia, es muy peligroso.
- No gracias, yo tengo mucha fe en Dios y sé que él hará un milagro, enviará un ángel y me salvará.
- ¡Déjese de sermones y suba al helicóptero! no tiene otra salida.
- Que he dicho que no, que Dios hará un milagro, enviará un ángel y me salvará.
Así que se fueron, siguió lloviendo y el sacerdote murió ahogado. Cuando subió al cielo estaba todo enojado y pidió hablar con Dios.
- ¡Dios mío me has abandonado! Yo que siempre te he sido tan fiel y he tenido tanta fe en ti y no has enviado un ángel a salvarme ¿por qué?
Y Dios le contestó:
- Amado hijo, no te he enviado un ángel sino tres y no has sabido verlos.
Nos pasamos la vida pidiendo milagros a Dios y luego no nos damos cuenta que estamos rodeados de ángeles y de oportunidades. Pero como no son como nosotros las imaginamos, las ignoramos. Abramos nuestras mentes y veamos una oportunidad en cada circunstancia de nuestra vida.

EL ARBOL DE LOS PROBLEMAS

 

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y le hizo perder una hora de trabajo y luego su antiguo camión se negó a arrancar. Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas
de las ramas con ambas manos. Cuando se abrió la puerta ocurrió una sorprendente transformación.
Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta mi automóvil. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.
“ !Oh! ese es mi árbol de problemas, contestó. Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez.Lo divertido es, añadió sonriendo, que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como losque recuerdo haber colgado la noche anterior.”
Elena Fernández Bayo

AMARSE A UNO MISMO


NUESTRO NIÑO INTERIOR





TODOS LLEVAMOS UN NIÑO DENTRO ESE QUE EN SU DIA FUE ALEGRE, TRAVIESO, SIMPATICO Y DESPIERTO AQUEL QUE DECIA LO QUE LE GUSTABA Y LO QUE NO PESASE A QUIEN PESASE EL QUE EN CADA MOMENTO MOSTRABA SUS AFECTOS SIN TEMORES, AHORA NOS PREGUNTAMOS QUE FUE DE AQUEL NIÑO?, CONFORME FUE CRECIENDO FUE MODELADO POR SUS PADRES Y LA SOCIEDAD OS LO DIGO ESE NIÑO TIENE MIEDO A SALIR PORQUE NOSOTROS LO FRENAMOS.

HACE TIEMPO QUE MI NIÑA INTERIOR DIJO DE SALIR, ASI QUE PENSE PUES ¡ADELANTE¡ SAL DE NUEVO Y OS DIGO QUE DESDE ENTONCES SOY MAS FELIZ, DEJO DE PREOCUPARME EL QUE DIRAN, COMENCE A COMETER PEQUEÑOS FALLOS Y A SER MENOS RIGIDA CONMIGO MISMA Y QUERERME MAS. TODO ESTO UNIDO A RESPETAR A LOS DEMAS, DAR AFECTOS Y NO QUEDARMELOS PARA MI SOLITA (QUE TAMBIEN ME QUIERO PERO ES IMPORTANTE COMPARTIRLO), A SER SINCERA (SIEMPRE QUE UNA VERDAD NO HAGA DAÑO) SER GENEROSA Y DAR MUCHO AMOR, YA JESUS DIJO DAD Y SE OS DARA, AHORA SE HA PUESTO DE MODA LA LEY DE LA ATRACCION, PUES ESO AMIG@S  ¡ANIMO¡ NO ES NADA DIFICIL Y OS ENCONTRAREIS MAS FELICES.