MAPA DE VISITAS

PADRES E HIJOS


5 pruebas de madurez que el amor necesita


 Sergio De Dios González 6, noviembre 2016 en Psicología2068 compartidos
amor
En el amor, como en el resto de facetas también crecemos. Son las experiencias, propias y ajenas, de las que tomamos nota. De hecho, si nosotros mismos echamos la vista atrás seguro que somos capaces de identificar diferentes aspectos que hemos cambiado en nuestra forma de amar, con independencia de que ahora tengamos una relación de más o menos tiempo o incluso que no tengamos ninguna.
En este artículo vamos a hablar de cinco aspectos que son bastante comunes en este aprendizaje. Hay adolescentes que ya los han aprendido todos, por el contrario hay personas que frisan los sesenta y que aún no han dado ese paso. De una forma o de otra, la reflexión que te proponemos en este artículo habla de algunos errores que comenten algunas personas en pareja y que se trasforman a la larga en los auténticos saboteadores de sus relaciones.

pareja

La necesidad de control es un veneno para el amor

Una persona inmadura en una relación tiene la necesidad imperiosa de controlar al otro. Piensa que la persona con la que comparte una relación de alguna manera es suya y la vigila con la misma lógica que vigilaría una bicicleta si la deja en la calle. Esta necesidad de control va muy ligada al tiempo, ya que la persona de su pareja intenta ocupar todo el tiempo que tiene libre el otro: esta es una forma más de control.
La persona madura sabe que ese control es una fuente de ansiedad totalmente improductiva. Si el otro se tiene que terminar marchando lo hará de la misma forma y si tiene que quedarse tendrá claro que es por amor y no por miedo a traspasar la barrera que el otro vigila.
En cuanto al tiempo, la persona madura necesita su espacio y entiende que la otra persona también. Además de entenderlo y necesitar el propio, está convencida de que su existencia es enriquecedor para la relación.
 

La comunicación es el aire del que el amor respira

Una persona inmadura no ha entendido aún lo importante que es la comunicación en su relación. De ahí que no ponga ningún cuidado en ella y exponga las ideas con palabras, según van apareciendo en su cabeza. También puede ocurrir lo contrario, y que en vez de utilizarla sin filtro le ponga uno tan fuerte que no pase nada.
Por el contrario, la persona madura entiende que la comunicación requiere de paciencia y una gran dosis de inteligencia. Conoce, por ejemplo, que la propuesta es mucho mejor que la crítica o que la negación tiene mucho una probabilidad mucho menor de causar un conflicto si va acompañada de un abanico de alternativas.
La comunicación requiere de paciencia y de una gran dosis de inteligencia
 Compartir

Perdón, venganza y resentimiento

Las personas inmaduras perdonan pero no olvidan. Tienen preparada sus lista de agravios por si en algún momento se da una discusión y tienen que sacar las uñas. Por otro lado, esta lista de agravios suele ser interminable, ya que son muy sensibles al comportamiento del otro, de manera que cualquier mínimo roce les provoca mucho dolor emocional.
La persona que ha alcanzado la madurez resuelve los conflictos. Entiende que las heridas necesitan tiempo, pero que este tiempo no sirve de nada si no dedican parte de él a dejar resulto el conflicto. Pasa de hacer ninguna lista de afrentas porque sabe que la única consecuencia de ella es el dolor y la destrucción, tanto de sí misma como de la propia pareja.
mujer ante el tiempo

El tiempo y el cariño no pueden faltar en el amor

Las personas inmaduras hacen regalos para recibirlos. Por otro lado, rara vez un detalle les parece suficiente o cumple sus expectativas. Además, necesitan de la atención constante del otro y albergan en su foro interno la esperanza de que el otro sea capaz de leer sus mentes. Algo que humanamente es imposible. Prefieren un gesto material a un abrazo, porque miden el valor de estos gestos por el coste económico que le atribuyen a los mismos. Un abrazo para ellos vale muy poco.
Las personas maduras hacen regalos para ver la cara del otro. Para ellas el mejor momento es el de entregarles eso que han hecho o comprado y ver la cara del otro. Además, muestran una alegría inmensa ante cualquier gesto que el otro les hace, porque se fijan en aquello que hay y no en aquello que puede faltar. Finalmente lo que más valoran son los gestos de cariño porque a través de ellos disfrutan de amor como chiquillos.

La intimidad, en el amor, es más que el deseo

La persona inmadura solo se siente atraída por el físico del otro. Entiende que le sexo es donde comienza todo y donde termina todo. Así, si la pareja no funciona en este sentido consideran que la crisis es profunda, al menos mucho más que la que habría en el caso de que la pareja llevara una semana seguida sin hablar más de dos minutos seguidos.
Las personas maduras entienden que el deseo es una parte más de la relación y que se comunica con el resto de facetas. Esto quiere decir que todas complementan a todas e que incluso todas pueden mejorar a todas. Para ellas donde empieza y donde acaba todo es en la intimidad, donde habita el sexo, pero también la confianza o la vulnerabilidad (entendida en un sentido positivo).
Finamente, para las personas inmaduras el objetivo con su pareja es no sufrir, estar bien. Para las personas maduras, el objetivo con sus parejas es crecer y disfrutar. Seguir apostando por el proyecto común en el que están embarcados de la manera que ya hemos dicho. Y tú pareja, ¿en cuál de los dos polos está?

12 Beneficios que las Berenjenas Aportan a tu Organismo

berenjenas-6
Las berenjenas son una verdura nutritiva y deliciosa, que nos aporta grandes beneficios para la salud. Desde cuidar el corazón hasta prevenir el cáncer, lo cierto es que las propiedades de la berenjena son realmente impresionantes.
¿Quieres conocerlas todas? ¡No te pierdas el siguiente artículo!

¿Qué Contienen las Berenjenas?

Pese a que nuestros antepasados pensaban que era una planta venenosa, a causa de su color oscuro e intenso, la berenjena es una de las verduras más saludables que podemos consumir. Esto no es solo por su riqueza nutritiva, sino también por todos los beneficios que aporta a nuestra salud.
Las berenjenas son ricas en nutrientes esenciales para nuestro organismo. Contienen vitaminas del grupo B, C y K, ácido fólico y minerales como hierro, calcio, cobre, potasio y magnesio. Además, también contienen fitonutrientes, flavonoides y antioxidantes muy beneficiosos para la salud. Por otra parte, las berenjenas son ricas en fibra y muy bajas en calorías. Gracias a todos estos componentes, las berenjenas nos van a aportar grandes beneficios para la salud, como veremos en seguida.
Las berenjenas no solo son nutritivas y beneficiosas sino que están riquísimas. Además, se pueden preparar de muchas maneras diferentes, para incorporarlas habitualmente a nuestra dieta sin cansarnos. Puedes cocinarlas a la plancha, al horno, al vapor, asarlas o freírlas. Encontrarás una gran cantidad de recetas que contienen berenjena, como por ejemplo las famosas (y deliciosas) berenjenas rellenas.

12 Beneficios que las Berenjenas Aportan a tu Organismo

Como te comentaba, las berenjenas no solo son un alimento delicioso y nutritivo, sino que además nos aportan grandes beneficios para nuestra salud. Tomarlas de manera habitual, dentro de una dieta sana, variada y equilibrada será clave para aprovechar al máximo todo lo que tienen que ofrecernos.
  1. Son antiinflamatorias: Gracias a su contenido en flavonoides, las berenjenas son unos excelentes antiinflamatorios naturales. Esto no solo puede aliviar inflamaciones de tipo local, sino que también puede ser muy beneficioso para aliviar la inflamación y dolor articular que generan algunas enfermedades crónicas o autoinmunes, como la artritis reumatoide o la colitis ulcerosa.
  2. Previenen el cáncer: Las propiedades antioxidantes de las berenjenas combaten los radicales libres, que son los responsables del daño celular y pueden provocar cánceres relacionados con las células y la piel. Además, su alto contenido en fibra también previene cánceres relacionados con el tracto digestivo, como el cáncer de estómago o el de colon.
  3. Contribuyen a una buena digestión: La riqueza en fibra de las berenjenas nos ayuda a mejorar la digestión, y a combatir cualquier dolencia o problema relacionado con el tracto gastrointestinal, como el estreñimiento o la indigestión. Además, como te comentaba antes, también contribuye a prevenir cánceres relacionados con esta zona.
  4. Protegen el corazón: La fibra que contiene la berenjena ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, también conocido como colesterol LDL. El colesterol malo obstruye las arterias y aumenta le riesgo de sufrir ataques cardíacos y otros problemas cardiovasculares. Además, sus fitonutrientes mejoran la circulación sanguínea, lo que también contribuye a cuidar el corazón y otros órganos importantes como los riñones.
  5. Ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre: Las berenjenas también nos ayudan mucho a equilibrar los niveles de azúcar en sangre, gracias a su contenido en fibra y carbohidratos solubles. Esto previene problemas tan graves como la obesidad y la diabetes. Además, también es muy beneficiosa para la gente que ya sufre estos problemas, ya que les ayudará a controlarlos y mejorar su estado de salud.
  6. Mejoran la función cerebral: Gracias a su riqueza en fitonutrientes y potasio, las berenjenas son muy beneficiosos para la función cerebral. Consumirla habitualmente mejorará tu atención y tu concentración, además de tu memoria. Eso sí, ten en cuenta que muchos de estos nutrientes están contenidos en la piel de la berenjena, así que es recomendable no pelarla.
  7. Facilitan la pérdida de peso: Las berenjenas son muy bajas en calorías, por lo que pueden incorporarse sin problemas a una dieta para perder peso, siempre y cuando las cocinemos al vapor, al horno o a la plancha, evitando usar aceite. Además, gracias a su alto contenido en fibra, te mantendrán saciado durante más tiempo, cosa que te ayudará a evitar picar entre horas.
  8. Combaten la anemia: Gracias a su contenido en hierro y otros nutrientes, las berenjenas son ideales para combatir la anemia. La anemia es la carencia de algún nutriente esencial en nuestro organismo, y se caracteriza por provocar dolores de cabezamigrañasfatiga, debilidad, mal funcionamiento cognitivo y depresión. Así pues, tomando berenjenas habitualmente, dentro de una dieta sana y equilibrada, nos aseguraremos de no tener ninguna carencia de nutrientes.
  9. Fortalecen los huesos: Gracias a sus propiedades antioxidantes así como su contenido vitamina K y en minerales como el hierro o el calcio, las berenjenas ayudan a cuidar y fortalecer nuestros huesos. Así, tomando berenjenas habitualmente ayudamos a prevenir fisuras, fracturas y enfermedades como la osteoporosis.
  10. Te mantienen joven: Las berenjenas tienen propiedades antiedad, gracias a su contenido en antioxidantes. Como te comentaba, los antioxidantes combaten los radicales libres, que son los responsables del deterioro celular. Además, también te ayudarán a mantener una piel más tersa, firme y elástica. Esto implica que tomando berenjenas habitualmente vamos a conseguir retrasar la aparición de líneas de expresión, arrugas y manchas.
  11. Son ideales para el embarazo: Las berenjenas contienen ácido fólico, uno de los nutrientes esenciales necesarios para un correcto desarrollo del feto. La dieta de una mujer embarazada es vital para el futuro bebé, y el ácido fólico contribuye a un correcto desarrollo cerebral y neuronal. Así pues, será muy importante que, si estás embarazada, tomes una buena cantidad de berenjena, para asegurarte de que tu futuro bebé va a crecer sin problemas.
  12. Cuidan tu visión: Los polifenoles y antioxidantes que contiene la berenjena son muy importantes para la salud ocular. Así pues, tomando habitualmente berenjenas vamos a conseguir cuidar nuestros ojos y nuestra visión, además de combatir enfermedades como las cataratas o la degeneración macular relacionada con la edad.

RECETA - POLLO GUISADO - KARLOS ARGUIÑANO


Solo la adversidad te permite descubrir tu verdadera fuerza


Nadie desea encontrar obstáculos en sus proyectos, sufrir pérdidas o tener que lidiar con la adversidad. Todas estas situaciones están rodeadas de un halo negativo, sobre todo porque en nuestra sociedad nos hemos acostumbrado a polarizar las experiencias, catalogándolas como positivas y, por tanto, deseables y otras como negativas y, por ende, indeseables.

Sin embargo, la filosofía taoísta de la vida nos enseña que lo “positivo” y lo “negativo” se conjugan en todas las situaciones y que tan malo es un exceso de negatividad como un exceso de positividad. Para lograr una vida más equilibrada, es conveniente aprender a ver lo positivo en lo negativo, comprender la enseñanza detrás del fracaso y centrarnos en cómo recuperarnos después de una caída.

Solo la adversidad te permite descubrir tu verdadera fuerza


Los golpes de la adversidad son amargos, pero nunca son estériles”, dijo el filósofo francés Ernest Renan. Cuando tenemos que enfrentarnos a situaciones que nos sacan de nuestra zona de confort, cuando dejamos de nadar en aguas tranquilas y nos vemos obligados a enfrentar la furia de la marea, tenemos que activar nuestros recursos psicológicos para sobrevivir. En ese momento de lucha interna se puede producir un cambio psicológico, un aprendizaje que nos convierte en personas más resilientes.

De hecho, una persona que no conoce la adversidad no se conoce completamente a sí misma, no sabe cuáles son sus límites y no ha puesto a prueba su fuerza. Por eso, podemos comprender la adversidad como una especie de telescopio que, en vez de dirigir hacia afuera, debemos enfocar hacia nuestro interior. De esta manera, cuando salgamos de esa situación, no volveremos a ver la vida de la misma manera y nosotros mismos habremos cambiado, habremos enriquecido nuestra “caja de herramientas psicológicas”.

Por eso, podemos comprender la adversidad como una prueba de autoconocimiento. Una vez que la marea se calme y reflexionemos, nos daremos cuenta de que somos un poco más fuertes, un poco más maduros y un poco más sabios.

La resiliencia es como un músculo que se pone a prueba en la adversidad


La resiliencia es la capacidad para salir fortalecidos de una situación. No se trata simplemente de pasar el mal trago y seguir como siempre sino de desarrollar nuevos recursos con los que no contábamos para proyectarnos hacia el futuro y lidiar mejor con los nuevos problemas que se presentarán.

En este sentido, un estudio llevado a cabo en el Royal Mardesen Hospital de Sutton y el King’s College Hospital de Londres es particularmente esclarecedor. Estos psicólogos se preguntaron si la forma de lidiar con la enfermedad puede influir en su curso. 

Identificaron las cinco reacciones más comunes ante el diagnóstico de un cáncer: fatalismo, desesperación/impotencia, preocupación ansiosa, negación y espíritu combativo. Descubrieron que, cuando las condiciones clínicas iniciales eran similares, quienes enfrentaban la enfermedad con espíritu combativo y se mostraban resilientes tenían mejor pronóstico.

No obstante, lo más interesante fue que quienes habían sufrido grandes traumas en el pasado y los habían superado con sus propias fuerzas, tenían más probabilidades de enfrentar con éxito los nuevos problemas y encontrar las herramientas necesarias para solucionarlos porque tenían más confianza en sus capacidades. 

Esto nos indica que la resiliencia es como un músculo que se entrena y fortalece en la adversidad. Si ya hemos pasado por situaciones complicadas y hemos salido de ellas, cuando la adversidad vuelva a mostrar su cara, tendremos más confianza en nuestra capacidad para enfrentar el vendaval.

De hecho, otro estudio realizado en el Boston College indica que las personas resilientes son capaces de experimentar emociones positivas incluso en medio de situaciones estresantes. Así logran disminuir su nivel de activación fisiológico y reencontrar rápidamente un nuevo equilibrio.

En las personas resilientes algunos circuitos cerebrales también funcionan de manera diferente, en especial la ínsula anterior, una zona que se encarga de producir un contexto emocionalmente relevante para las situaciones que vivimos y que está vinculada con emociones básicas como el dolor, el miedo y el odio. Esto significa que en las personas resilientes la ínsula solo se activa ante estímulos que son realmente negativos, lo cual les permite “preservar” sus recursos psicológicos y evitan estresarse inútilmente.

La adversidad solo cobra sentido cuando conduce al aprendizaje y el crecimiento


El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos”, escribió Ernest Hemingway. Sin duda, la adversidad no es sinónimo de crecimiento. No todas las personas crecen con los problemas, hay quienes se apresuran en dejarlos atrás sin haber aprendido nada. Otros asumen una actitud negativa o se convierten en victimistas crónicos, algo que solo les traerá más problemas y desgracias.

Por eso, ante la adversidad es necesario adoptar una actitud proactiva. No podemos esperar que la vida no nos ponga desafíos y obstáculos, pero podemos prepararnos para vencerlos y crecer. Ante las situaciones difíciles, pregúntate qué puedes aprender y cómo pueden ayudarte a ser una persona más fuerte y positiva. Es probable que al inicio te resulte difícil, pero cuando llegues a aguas más tranquilas, es importante que reflexiones sobre la experiencia. Solo así ese dolor y sufrimiento tendrá algún sentido.


Fuentes:
Waugh, C. e. Et. Al. (2008) The neural correlates of trait resilience when anticipating and recovering from threat. Social Cognitive and Affective Neuroscience; 3(4): 322–332.
Tugade, M. M. & Fredrickson, B. L. (2004) Resilient individuals use positive emotion to bounce back from negative emotional experiences. Journal of Personality and Social Psychology; 86(2): 320-333.
Taylor, S. E.; Lichtman, R. R. & Wood, J. V. (1984) Attributions, beliefs about control and adjustment to breast cancer. Journal of Personality and Social Psychology; 46: 489-502.

LAS REFLEXIONES DE JHON LENNON


John Lennon fue un renombrado miembro de Beatles, conocido por crear gran cantidad de canciones icónicas. Pero Lennon es más que su música, es toda una ‘religión’; artista y creador capaz de inspirar a millones de personas con sus letras y sabias palabras. Hoy reunimos 10 de sus citas más célebres que iluminarán tu día y te harán reflexionar sobre diversos aspectos de la vida. ¿Cuál es tu favorita?
 
La presención tiene acompañamiento musical-
Haz clic para reproducir la música: 

RECETA - Remojón andaluz o ensalada de naranja y bacalao

JULIA Y SUS RECETAS


Posted: 30 Jan 2017 12:52 PM PST
Remojón andaluz o ensalada de bacalao y naranja


El remojón andaluz o ensalada de naranja y bacalao es una ensalada típica andaluza de clara procedencia árabe. Esta ensalada se prepara sobre todo en las provincias de Jaén, Córdoba y Granada, aunque ya se ha extendido a toda Andalucía, y como en casi todos los platos tradicionales , con algunas variantes dependiendo de la zona... en unos se pone el bacalao salado y seco, en otros se remoja para quitarle un poco de sal, en otros se asa el bacalao... pero en resumen los ingredientes básicos no cambian, naranja, bacalao y aceite...

Suele también prepararse en forma dulce, la típica naranja con aceite y azúcar, que es un postre muy sano y delicioso.


En casa de mi suegra que es de Jaén, se suele preparar como yo os la traigo hoy. Nos gusta mucho el contraste de sabores de la naranja dulce con el salado del bacalao... ¿Y a vosotros?
Os dejo el vídeo de la receta para que los veáis mejor. Si os gusta, os invito a suscribiros a mi canal de youtube.

Ingredientes:
     -   1-2 naranjas medianas
     -   200g de migas de bacalao seco
     -   1/4 de cebolla
     -   1 patata grande o 2 medianas
     -   60g de aceitunas negras
     -   2 huevos cocidos
     -   aceite de oliva al gusto
     -   vinagre al gusto
     -   un poquito de jugo de naranja
     -   sal al gusto
     -   pimienta molida al gusto (opcional)
Cocemos los huevos, los pelamos y reservamos.
Ponemos en remojo las migas de bacalao durante 1 hora más o menos.
Pelamos, troceamos y cocemos las patatas con una pizca de sal. Las escurrimos y dejamos enfriar.
Pelamos las naranjas y las cortamos en rodajas. Las reservamos.
Picamos las aceitunas en rodajas, las reservamos. Picamos en trocitos el bacalao.
Montamos la ensalada poniendo primero las rodajas de naranja, las patatas encima, cebolla cortada en finas lonchas, bacalao, aceitunas y por último los huevos.
Se aliña con el zumo de naranja, vinagre al gusto y aceite de oliva, la espolvoreamos con un poquito de pimienta molida (opcional).

Es una ensalada deliciosa, normalmente se hace en invierno porque es la época mejor de las naranjas, aunque ya podemos hacerla cuando queramos, porque tenemos naranjas  todo el año.
¿Gustáis?

Si sois cocinillas y os gusta cocinar, os invito a compartir vuestras recetas en mi nuevo grupo de Facebook COCINANDO CON JULIA Y SUS RECETAS, ¡¡Seréis bienvenidos todos !!