La dieta que podría matar de hambre al cáncer


Estimado Lector, 

Las células cancerosas funcionan como auténticas toxicómanas, ávidas de conseguir su “dosis” para seguir desarrollándose. 

Esta droga que buscan a toda costa es la glucosa. 

Mientras que las células sanas pueden funcionar igualmente con los ácidos grasos, las cancerosas tienen una auténtica fijación: sólo quieren glucosa. Y su voracidad es aterradora, pues necesitan veinte veces más glucosa que una célula sana. 

“Necesidad”. Esta palabra ha despertado la curiosidad de un pequeño grupo de investigadores, que se han preguntado qué es lo que ocurriría si se les privara de eso que tanto ansían. 

En otras palabras: ¿qué pasaría si, al dejar de consumir determinados alimentos quienes tienen cáncer, se privase a las células cancerosas de esa glucosa? 

Investigaciones recientes sobre un régimen alimenticio muy concreto han demostrado que las células cancerosas a las que no se les permite acceder a la glucosa podrían quedar… ¡reducidas a un estado famélico! (1) 

De ese modo, podría detenerse drásticamente el desarrollo de un tumor. Al privarle de su alimento, comenzaría a debilitarse, a encogerse y, finalmente, acabaría por desaparecer. 

Sí, ha leído bien: ¡desaparecer! 

Esta información capital es el tema de un apasionante informe especial en el que descubrirá que esta dieta, denominada “cetogénica”, podría convertirse muy pronto en el tratamiento estándar para los enfermos de cáncer. (2) 

Y más aún cuando los científicos no dejan de hacer descubrimientos sobre su sorprendente potencial terapéutico. 

Es esencial que este informe llegue a la mayor cantidad de gente. Por eso queremos regalárselo. Un poco más abajo le explico cómo conseguirlo, pero antes déjeme que le siga contando los beneficios de la dieta cetogénica. 

Excelente para el cerebro

Al leer este informe va a comprender por qué la dieta cetogénica es la causa de algunas de las mayores conquistas del ser humano, por ejemplo del asentamiento de poblaciones en zonas donde no había la más mínima posibilidad de que se desarrollase la vida. 

Y esto es gracias a un mecanismo sorprendente del cuerpo, que tiene la capacidad de funcionar de forma normal en ausencia total de glúcidos (féculas, azúcares, cereales, entre otros) en la alimentación. 

La energía se produce entonces utilizando las grasas corporales y las grasas alimentarias. El carburante que se produce en ese proceso ya no es el azúcar, sino lo que se llama “cuerpos cetónicos” (de ahí el nombre de la dieta cetogénica), una sustancia derivada de las grasas que pueden usar el cerebro, el corazón y los músculos para funcionar. 

Así es como nuestros ancestros más lejanos pudieron sobrevivir en las grandes extensiones del norte, asoladas por el frío y la nieve, donde los alimentos eran casi inexistentes. 

Como tendrá ocasión de descubrir en este informe, los investigadores actualmente cuentan cada vez con más datos sobre los beneficios de la dieta cetogénica para luchar contra: 

  • Las migrañas.
  • La enfermedad de Parkinson. (3)
  • La enfermedad de Alzheimer.
  • Los tumores cerebrales.
  • El autismo.
  • La esclerosis múltiple.
Descubrirá además el sorprendente fenómeno que se produce después de tan sólo dos o tres días de seguir la dieta cetogénica. 

Este regalo es nuestra bienvenida para usted al suscribirse a Salud AlterNatura, una revolucionaria publicación mensual sobre salud natural. Si quiere recibir este regalo especial debe darse mucha prisa y pedirlo lo antes posible. Puede conseguirlo haciendo clic en este enlace (podrá comprobar las condiciones de suscripción antes de efectuar el pago). 

En este informe (que recibirá en el momento que confirme su suscripción) le proponemos un método y los mejores consejos para probar la dieta cetogénica y aplicar un reparto de calorías totalmente nuevo: 

  • Grasas en una proporción muy importante: hasta el 90% de las calorías.
  • Proteínas en cantidad moderada: entre el 8 y el 15% de las calorías.
  • Muy pocos glúcidos: del 2 al 5% de las calorías.
Le indicamos cómo debe evaluar la cantidad de glúcidos ingeridos. Tenga cuidado de no equivocarse en sus cálculos (ya verá cómo debe proceder para ser más exacto). 

Y para compensar la reducción de glúcidos, encontrará una lista de los lípidos que deberá incluir en cada comida. 

Pero esta guía para conocer y poner en práctica esta dieta no es lo único que va a recibir completamente gratis. También podrá acceder a información tan increíble como la siguiente, por destacar algunos temas:

  • Insuficiencia renal: el remedio hallado por los yaks. En las altiplanicies tibetanas, hace cerca de mil años, unos pastores advirtieron que sus animales presentaban una vivacidad notable, incluidos los de más edad. Se interesaron entonces por las hierbas que consumían y descubrieron la presencia de un hongo que se apresuraron a probar, el Cordyceps. Los últimos estudios han demostrado que tiene propiedades extraordinarias para tratar la insuficiencia renal. Pero hay un pequeño problema... su precio: 120.000 euros el kilo (¡un hongo que vale tres veces el precio del oro!). Por suerte, existen otras variedades mucho más accesibles, con las que usted podrá aprovechar todas sus increíbles cualidades.
  • Cinco signos que indican que debe tomar coenzima Q10. La coenzima Q10, también conocida con el nombre de ubiquinona, es una molécula antioxidante que desempeña un papel clave en la producción de energía en el ámbito celular. Si tiene usted hipertensión o toma medicamentos para el colesterol, lea con toda atención nuestro artículo.
  • En enjuagues bucales o en gargarismos, la agrimonia alivia eficazmente la gingivitis, las aftas y los dolores de garganta. ¿Cuál es la explicación? Le va a sorprender.
  • Un argumento más a favor de los productos ecológicos. Consumir fruta y verdura contaminada por pesticidas entraña una disminución de casi el 50% en la calidad del esperma.
  • Úlcera de estómago. Una simple bacteria, la Saccharomyces boulardii, permite mejorar la eficacia de los tratamientos contra las úlceras de estómago y limitar sus efectos secundarios (diarreas o náuseas).
  • Cirugía. Toda operación conlleva riesgos (accidentes de anestesia, hemorragia, infección hospitalaria, etc.), pero también puede salvarnos la vida. No obstante, en el caso de determinadas intervenciones, y sobre todo a partir de cierta edad, conviene pensárselo dos veces.
  • Geobiología: cuando mi casa se vuelve contra mí. Ciertos fenómenos energéticos pueden alterar la armonía de un lugar y dañar mucho más de lo que podemos imaginar la salud de los que allí viven. ¿No está totalmente convencido? Nosotros también albergábamos dudas, por lo que sometimos a prueba la geobiología y los resultados son verdaderamente desconcertantes: el método ha funcionado para calmar a vecinos ruidosos y recobrar la tranquilidad, la serenidad y el sueño. Pero, como verá, se han producido también otros fenómenos sorprendentes en el curso de nuestra prueba. (Si quiere llevar a cabo la experiencia, vaya con cuidado a la hora de elegir bien a su geobiólogo; nosotros le explicamos cómo hacerlo.)
Y, además: 

  • Nutrición: seguir las recomendaciones oficiales… engorda.
  • Un cirujano despedido por haber utilizado una terapia natural.
  • Esclerosis múltiple: recaen fuertes sospechas sobre el aluminio.
  • El citrato de potasio elimina los cálculos renales (puede encontrarse como complemento alimenticio y en dos frutas deliciosas).
  • Cuatro ejercicios correctores para calmar los dolores articulares.
  • ¡Y mucho más!