MAPA DE VISITAS

RECETA - ALBONDIGAS DE POLLO

Albóndigas de pollo

 Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.5/5
  • 2 votos

Info.

Ingredientes para Albóndigas de pollo

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 huevos
  • 1 diente de ajo
  • 6 cucharadas de pan rallado
  • 4 cucharadas de harina
  • sal y pimienta negra (al gusto)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 calabacín pequeño
  • ½ pimiento rojo y ½ puerro
  • 1 ramita de tomillo fresco o 1 cucharadita de tomillo seco
  • 200 ml. vino blanco y 150 ml. agua
  • Aceite de oliva virgen extra
Cómo hacer albóndigas de pollo. Desde que me comencé mi andadura culinaria con este blog, siempre he aprovechado para tratar de investigar un poco sobre el origen, historia o curiosidad de cada una de las recetas que he ido elaborando.
Entre otras muchas cosas que he ido descubriendo y aprendiendo por el camino, hay una que me ha llamado mucho la atención, la gran cantidad de platos tradicionales dentro de la gastronomía de nuestro país, que de alguna manera u otra, provienen del mundo árabe. Como no podía ser de otra manera, la receta de hoy, las albóndigas, son otro ejemplo. Fueron los árabes los que nos enseñaron a preparar esta receta y los que la extendieron también hacia Asia.
La palabra albóndiga proviene de al-bunduga en árabe, que significa literalmente la bola. Allá por el siglo XVI el historiador granadino Luís del Mármol, documenta el término en su Descripción general de África diciendo: “…venden fideos, almojábanas y albóndigas hechas de carne picada con especias y fritas en aceite…”. A pesar de que el origen de la albóndiga, tal y como hoy la concebimos es árabe, ya en Roma en el s. IV en el libro Re coquinaria de Marco Apicio, nos explica una preparación muy similar acompañada de la emblemática salsa garum.
Hoy en día es uno de los platos más universales que existen, tanto en Europa como en prácticamente todos los países de los continentes americano y asiático, existe una variación propia de esta receta, con matices y particularidades propias de la zona y los productos locales. Podemos decir que, como regla básica para hacer las albóndigas, lo que hemos de hacer es preparar una bola de carne picada mezclada con huevo, a la que le añadiremos unos u otros condimentos y/o especias.
En el caso de la receta con pollo de hoy nada más sencillo, unas facilísimas albóndigas de carne de pollo con salsa de verduras. Al tratarse de carne de pollo se convierten en ligeras y digestivas, y al acompañarlas de verduras, tendremos un plato sano y divertido que os quedará de rechupete acompañado con una patatitas fritas.

Preparación de las albóndigas de pollo

  1. Si no lo ha hecho ya vuestro carnicero, lo primera que tenemos que hacer es triturar las pechugas de pollo. Antes de nada les retiramos los posibles restos de grasa que puedan tener y, para facilitar el trabajo la cortamos en dados de 2 o 3 cm. Trituramos los taquitos con una picadora o con una batidora.
  2. Ponemos la carne ya triturada en un bol y le añadimos los huevos, el diente de ajo muy picadito y el pan rallado. Mezclamos bien con un tenedor o con las propias manos hasta que se integren bien todos los ingredientes y se forma una pasta más o menos compacta. Si vemos que está un poco fluida para poder hacer bolitas, sólo tenemos que agregar un poco más de pan rallado y volver a mezclar. Con las manos formaremos bolitas del tamaño que más o guste y reservamos en la nevera.
  3. Pelamos y troceamos la cebolla, la ramita de tomillo y el ajo y los incorporamos a una cazuela con 4 cucharadas de aceite ya caliente. Rehogamos a fuego medio-alto durante 3-4 minutos.
  4. Aprovechamos que se va haciendo la cebolla lavamos y cortamos la zanahoria y el pimiento rojo en dados e incorporamos a la cazuela. Removemos las verduras y dejamos que sigan sofriéndose 6-7 minutos más.
  5. Mientras tanto lavamos y cortamos el puerro e incorporamos de nueva a la misma cazuela. Removemos y dejamos que sofría con el conjunto. Por último pelamos y cortamos el calabacín en dados e incorporamos al guiso. Seguimos cocinando las verduras, removiendo de vez en cuando durante 10 minutos.
  6. Añadimos el vino y dejamos que se evapore el alcohol dejando que hierva durante 2 minutos. Añadimos el agua, salamos y dejamos cocer destapado a fuego medio durante 20 minutos. Si vemos que se queda sin agua podemos añadirle al guiso un poquito. Pasamos las verduras por la batidora y/o el chino y reservamos.
  7. Mientras se cocinan las verduras preparamos las albóndigas. En una sartén profunda calentamos abundante aceite para freír. Pasamos las bolitas reservadas por harina y, cuando el aceite esté bien caliente incorporamos las albóndigas. Las freímos por ambos lados hasta que estén doraditas, sin pasarnos ya que luego terminarán de prepararse con la salsa que tenemos reservada. Retiramos a una bandeja con papel absorbente.
  8. Incorporamos las albóndigas a la cazuela con la salsa y dejamos que se cocinen durante 10 minutos con la olla tapada y a fuego medio.
Acompañad este plato con unas patatas fritas, otra alternativa es hacer un arroz blanco como guarnición, el arroz blanco es perfecto para mezclarlo con la salsa de las albóndigas y sin darte cuenta te has montado una cena estupenda. También les va muy bien la pasta o unas patatas cocidas (las patatas van bien con todo), de cualquiera de las formas estarán de rechupete ¡A disfrutar!
No dejéis de disfrutar de todas las recetas con carne que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros.

¿Te ha gustado?