MAPA DE VISITAS

La broma infinita de Shakespeare


La comedia contemporánea sigue inspirándose en las tramas del gran genio inglés, cuya muerte se conmemora el domingo coincidiendo con la celebración del Día del Libro

Ensayo de 'La Ternura', de Alfredo Sanzol.
Ensayo de 'La Ternura', de Alfredo Sanzol. MARTA ARTIAGA
¿Qué hace reír al espectador de hoy? ¿Puede una comedia de hace 400 años iluminar las complejidades del siglo XXI? Babelia se adentra en la exploración de estas cuestiones con dos textos protagonizados por directores teatrales que han abordado este género, reverso de la tragedia, inspirándose en las tramas del gran genio que sentó las bases de la comedia contemporánea, William Shakespeare, cuya muerte se conmemora precisamente este domingo con la celebración del Día del Libro.
El primer artículo está firmado por director británico Dan Jemmett, que explica su experiencia con la comedia tras abordar varias piezas de Shakespeare. “Cuando pienso en las comedias de Shakespeare, me vienen a la memoria estas palabras escritas por el poeta metafísico inglés Andrew Marvell (1621-1678). La fuerza y la dulzura, el placer y la violencia están presentes en dos de las obras más famosas de Shakespeare, Noche de Reyes y El sueño de una noche de verano. He dirigido la primera en dos ocasiones, y el año próximo dirigiré la segunda por primera vez. Siento que el tono alegre y jocoso de las dos obras está atravesado por una melancolía y una sensación de malestar que son un astuto anticipo de las comedias posteriores, más oscuras y misteriosas. Es el mismo sentimiento de euforia y presagio a la vez que escucho en la música de Mozart”, escribe Jemmett.
Coincidiendo con el estreno de Madrid la próxima semana del nuevo proyecto del colectivo Teatro de la Ciudad (dos montajes dirigidos por Alfredo Sanzol y Andrés Lima que son el resultado de varios meses de talleres e investigación sobre las raíces de la comedia), estos dos directores conversan sobre el género convocados por Babelia. Ambos se han inspirado también en Shakespeare para montar sus tramas. “Cuando trabajas las comedias de Shakespeare te das cuenta de cómo, junto a Lope de Vega, recoge toda la tradición greco-romana y medieval para darle forma moderna. Sientes gran placer al encontrarte con las fuentes originales, tramas y atmósferas que son la base de lo que ahora tenemos”, opina Sanzol. “La fuerza de la comedia radica en tomarse las cosas con humor, y eso solo te lo da la distancia y el tiempo. Para poder sonreír o reír con el recuerdo de un ser querido debe pasar el tiempo, tener perspectiva”, explica Lima.
En páginas siguientes, el escritor Justo Navarro firma un artículo sobre la novela policiaca coincidiendo con la publicación de nuevos títulos de José María Guelbenzu, Lorenzo Silva-Noemí Trujillo, Hernán Rivera Letelier y Carlos Salem. Guelbenzu precisamente firma la reseña del libro de la semana de Babelia, Regreso a Berlín, de Verna B. Carleton.
La sección de arte se abre con una entrevista a Jordi Colomer, artista que representará a España en la próxima Bienal de Venecia. En las páginas dedicadas a la música, Jorge Fernández Guerra escribe sobre el estreno de la ópera Bomarzo en el Teatro Real de Madrid. El crítico teatral Marcos Ordóñez opina sobre el espectáculo Sueños, basado en textos de Quevedo. Y Manuel Vilas firma la tribuna libre de la semana, junto con los artículos habituales de Antonio Muñoz Molina y Manuel Rodríguez Rivero.