MAPA DE VISITAS

Una antigua lápida romana ha sido encontrada en un barrio acomodado de New York


Una antigua lápida romana ha sido encontrada en un barrio acomodado de New York
Trabajadores de una construcción en el condado de Westchester, Nueva York, se encontraban ocupados construyendo casas valorizadas en varios millones de dólares, cuando de repente hicieron un descubrimiento bastante inesperado: una antigua lápida romana con escritura en Latín que los investigadores dicen que fue construida aproximadamente en el año 54 d.C., es decir, hace casi 2.000 años.

¿Qué hace esta lápida en una de las regiones más ricas de Nueva York?
Aunque es posible que no haya oído hablar de la zona en sí, definitivamente habrá oído hablar de los hombres de negocios de la Gilded Age (Edad Dorada) que vivían allí con sus familias, como los Rockefellers, los Astors y los Morgans.


Este pedazo de tierra fue incluso llamado Millionaires Row de nuevo a finales del siglo 19, porque muchas de las personas más ricas del mundo vivían allí – una tradición que en realidad sigue en marcha hoy.

Esto no parece tener nada que ver con los romanos antiguos, pero en la Gilded Age o Edad Dorada de los hombres de negocios, la riqueza fue marcada más claramente por dos cosas: tener castillos personalizados, y llenar esos castillos con cosas interesantes.

Según Kerry Drew en Fox5, el sitio donde se encontró la lápida se llama Greystone-on-Hudson, después de Greystone Castle – la antigua mansión de Josiah Macy, socio de John Rockefeller.

Después de Macy murió a finales de 1800, su esposa continuó viviendo en dicha casa. En 1893, supuestamente hizo un viaje a la Villa Borghese en Roma, donde compró un monumento y lo envió de vuelta a la finca.

Casi un siglo después, Greystone Castle se incendió y los trabajadores enterraron los restos. El sitio se ha mantenido intacto desde entonces, hasta que el desarrollo reciente comenzó.

Después de que la lápida fue encontrada, los investigadores del Museo Metropolitano de Arte fueron llamados para analizar el hallazgo.

Tras la inspección, determinaron que la piedra fue elaborada aproximadamente en el año 54 d.C., diciendo que la inscripción latina indica que alguna vez «perteneció a un recaudador de impuestos llamado Tiberius Claudius Saturninus», informa Sarah Laskow a Atlas Obscura.

Los expertos piensan que Saturninus era un hombre liberado que sirvió como recaudador de impuestos bajo el emperador Claudius durante su reinado, haciendo la lápida aún más históricamente valioso.

Diversas historias de trabajadores de construcción descubriendo tesoros notablemente viejos y misteriosos han aparecido por todo el lugar últimamente.

Hace pocos días, arqueólogos de la Ciudad de México identificaron una gran plataforma de forma oval que fue descubierta por los trabajadores de la construcción en el año 2014, e identificada como un templo de 650 años de antigüedad para el dios del viento azteca Ehecatl-Quetzalcoatl.

Si quieres ver la lápida recientemente redescubierta por ti mismo, está actualmente en exhibición en el Museo Metropolitano de Arte en las Galerías Griegas y Romanas.