MAPA DE VISITAS

Ronda, la ciudad que cautivó a Wells y Hemingway

FOTOGALERÍA: 

Situada en el noroeste de la  provincia de Málaga, Ronda es destino obligado de todos aquellos viajeros que recorran Andalucía. Enclavada en la serranía a la que da nombre se muestra impresionante cuando uno se va acercando a la ciudad. Es fácil imaginar a Pasos largos con su cuadrilla de bandoleros galopar por estos parajes, quizás vi demasiados capítulos de Curro Jiménez... Pero si fue un atractivo para Irving o Gautier hoy lo sigue siendo para alemanes, japoneses y todo un sinfín de nacionalidades que pasan por aquí cada año en buscando de esa Andalucía mítica. Ronda, cuna de bandoleros y toreros. Eso sí, siempre con permiso de su famoso "Tajo".
Ronda.
La ciudad se asienta sobre una meseta cortada por un profundo tajo excavado por el río Guadalevín, al que se asoman los edificios de su centro histórico. Esto confiere a la ciudad una panorámica inconfundible que, unida a la variedad de monumentos que posee y a su entorno natural, ha convertido a Ronda en un centro turístico obligado.
Ronda.
Casas colgantes sobre el tajo en un vértigo atractivo. La zona más visitada de la ciudad.
Ronda.
Desde el mercadillo obtenemos una de las vistas más impresionantes del puente nuevo construido en 1793 y que salva un desnivel de 100 metros sobre el río Guadalevín.
Ronda.
Nave renacentista de Santa María la Mayor. Construida sobre una mezquita de la que aún conserva parte del minarete, la iglesia fue elevada a la categoría de colegiata por Fernando el Católico.
Ronda.
El conjunto rupestre mozárabe de la Virgen de la Cabeza (S. IX-X d.c.), también denominado Cuevas de San Antón, se encuentra excavado íntegramente en la roca. Tras la conquista musulmana de la Península (711d. C.), muchas de las comunidades hispanogodas continuaron conservando sus creencias y costumbres. Recuerda en cierta forma a las catacumbas romanas. Desde aquí la vista de la ciudad es inigualable.
Ronda.
Los baños árabes, de época nazarí (s. XIII-XIV), están situados en la zona de la antigua judería y se pueden visitar todo el año.
Ronda.
La cerámica rondeña, con su característico esmaltado blanco, recoge toda la tradición de la alfarería andaluza. Podemos adquirirla en una de las muchas tiendas de la ciudad.
Ronda.
Una imagen que se repite a diario es la de los cientos de turistas que se inclinan sobre el puente nuevo a admirar el salto sobre el río.
Ronda.
Un mirador vertiginoso al tajo. La vista se pierde desde esta atalaya privilegiada que nos permite volar sobre la vega.
Ronda.
Dos rondeños pasan el rato en la Alameda del Tajo, parque central de Ronda de obligada visita con vistas imposibles dominando el valle.
Ronda.
En la primera semana de septiembre se celebran las famosas Ferias de Pedro Romero. El atractivo más destacado son las corridas Goyescas, que unieron para siempre a esta ciudad con dos grandes como Orson Wells y Hemingway y ayudaron aún más a situar a Ronda a nivel internacional.
Ronda.


La parte opuesta de la ciudad, mucho menos conocida, ofrece una panorámica impresionante.
Ronda.
Al doblar cualquier calle, una imagen nos recuerda que estamos en un enclave serrano sin parangón. La sierra inunda toda Ronda.

Tiene su origen Ronda en la Arunda romana que se constituiría a partir de asentamientos ibéricos existentes. Visigodos y musulmanes también dejaron su huella, creando así un crisol de culturas de las que podemos disfrutar paseando por sus calles.  

Ronda.