MAPA DE VISITAS

Cómo Recuperarse Del Agotamiento Físico o Mental



Antes de que veas cómo podemos recuperarnos del agotamiento físico mental, te invito a que veas estos 47 segundos de pura vitalidad.
Se trata de una pequeña niña que se siente genial y hace todo un ejercicio de autoestima y vitalidad frente al espejo:

El agotamiento físico o mental puede ser producto de algún acontecimiento estresante o de la práctica de algún ejercicio intenso o muy continuado. Existen otras causas médicas que pueden ser detectadas mediante una visita a tu médico.
Este agotamiento se traduce en un bajón de fuerzas que nos obliga a guardar reposo y nuestramotivación para hacer las tareas cotidianas se viene abajo. Literalmente nuestro cuerpo o mente dice ¡basta!.
Para poder recuperarnos de esta situación y volver a conseguir una buena calidad de vida hay algunos recursos naturales que puedes utilizar o poner en práctica:

1) Bebe mucha agua.

Puede darse el caso que el cerebro confunda una deshidratación con una fatiga. A fin de mantener una hidratación adecuada, debes beber por lo menos 2 litros de agua al día.
Si has realizado una actividad física extenuante, puede que tengas que equilibrar los electrolitosde tu cuerpo. Las bebidas deportivas contienen electrolitos que te ayudarán a mantener un nivel adecuado de este mineral en tu cuerpo.

2) Prueba alguna bebida que contenga aminoácidos.

– El consumo de 500 mg a 3 gramos de L-carnitina y de 10 a 30 gramos de creatina te ayudará a aumentar tu energía.
– 5 gramos de l-glutamina, junto con 100 a 200 mg de L-tirosina, son útiles para la recuperación.
– L-lisina y L-arginina ayudarán al cuerpo a recuperarse más rápidamente y aumentar el crecimiento muscular.
Estas bebidas de recuperación se pueden encontrar en la mayoría de tiendas de alimentos saludables.

3) El ejercicio puede aumentar tu energía.

El ejercicio ayuda a disminuir la aparición y el desarrollo de trastornos como la obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes. Estos trastornos pueden contribuir al agotamiento. Además, el ejercicio aumenta el nivel de endorfinas en la sangre, lo que provoca una mayor sensación de bienestar.

4) Averiguar si hay algún problema de salud.

Si tienes un desequilibrio hormonal subyacente, puede dar lugar al sentimiento de fatiga. Una consulta con el especialista despejaría tus dudas.
Un análisis de sangre también descartaría una posible anemia. La alimentación en estos casos es una prioridad.

5) Duerme lo suficiente.

Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse de las actividades, enfermedades o de un trauma psicológico. Trata de dormir al menos 8 horas. Vete a dormir a la misma hora cada noche para desarrollar un patrón de sueño, haz algún ejercicio de relajación antes de irte a dormir y evita el consumo de cafeína durante el día (sobre todo por la tarde).