MAPA DE VISITAS

LA ALIANZA ENTRE Audrey Hepburn y Givenchy

Resultado de imagen de audrey hepburn




JOSE ÁNGEL GONZÁLEZ. 21.11.2016 - 06:25h 

Cuando al modisto francés Hubert de Givenchy (1927) le dijeron en 1953 que una joven actriz deseaba conocerle en persona porque idolatraba sus colecciones y consideraba que eran la quintaesencia de la elegancia refinada y sencilla, el diseñador preguntó por la identidad de la admiradora. Cuando alguien le apuntó el apellido, Hepburn, creyó que se trataba de Katherine, que entonces estaba en la cúspide de su carrera. Acordaba la cita, Givenchy se encontró con una muchacha menuda, de cara angelical y muy poca experiencia en la pantalla: 

La alianza entre Audrey Hepburn y Givenchy El flechazo fue a dos bandas. La actriz consideraba a Givenchy como "'un creador de personalidad". El diseñador cayó a los pies de la dulzura, humildad, simpatía y magnetismo de quien era considerada como "la actriz más elegante del mundo". Fueron confidentes y amigos íntimos —"éramos casi un matrimonio", dijo él— hasta 1993, cuando ella murió a los 63 años de un cáncer de colon, siendo una de las más queridas estrellas cinematográficas de todos los tiempos. Desde el primer encuentro El Gemeentemuseum de La Haya (Holanda) presenta, desde el 26 de noviembre al 26 de marzo de 2017, la crónica de la amistad entre musa y couturier y los resultados tangibles de la relación. 

La exposición Hubert de Givenchy: To Audrey With Love (Para Audrey, con amor), que repite el título del libro de bocetos que el modisto editó en 2014, es una retrospectiva sobre el cruce de las vidas del par de creadores simbólicos y la relación natural que mantuvieron desde el primer encuentro. La exposición, en la que Givenchy se ha implicado personalmente, reunirá diseños que nunca habían sido expuestos, entre ellos muchos de los que realizó especialmente para Hepburn, como los vestidos que la actriz lució en las ocho películas en las que exigió al francés como responsable de vestuario —

"los diseños de Givenchy son los únicos en los que me siento yo misma", decía—, así como fotos, cartelería, material promocional y bocetos y dibujos de las prendas que luciría la protagonista. Audrey puenteó a la productora La primera película en la que el tándem funcionó fue Sabrina (1954), donde Hepburn ganó el Oscar a la mejor actriz. 

El film también se llevó el premio al mejor director, Billy Wilder, y vestuario, pero no le tocó a Givenchy, sino a Edith Head, la diseñadora oficial de los estudios, a la que Hepburn puenteó para lucir creaciones del francés como un espectacular vestido largo de paseo.

 Para la ceremonia de entrega de su segundo Oscar consecutivo —por Vacaciones en Roma—, Hepburn acudió a la gala con un traje blanco y sin mangas de Givenchy. Libertad total para vestir a la actriz con trajes y accesorios ultramodernos y pop En Desayuno con diamantes, donde el rol protagonista es Holly Golightly, una joven que aspira a una vida sofisticada, Givenchy firmó el que tal vez sea el vestido más recordado de la actriz, el traje largo y negro, acompañado por guantes y collar de perlas, que resume los sueños de la muchacha. Para Cómo robar un millón y..., Givenchy contó con un presupuesto de 30.000 dólares —muy alto para el año de la producción, 1966—. 

El diseñador tuvo libertad total para vestir a la actriz con trajes y accesorios ultramodernos y pop. Rostro e imagen de la marca La alianza Givenchy-Hepburn fue inquebrantable y superó los límites de la pantalla. La actriz fue el rostro de uno de los perfumes del diseñador, L'Interdit, y también apareció con frecuencia como imagen de los diseños de la casa. Sufrió una anemia con secuelas de por vida por mala alimentación en la II Guerra Mundial Hija de una pareja de militantes de extrema derecha: tanto la madre era la aristócrata belga baronesa Ella van Heemstra, como el padre, el inglés, aunque nacido en Bohemia, Joseph Victor Anthony Ruston, que abandonó a la familia cuando Audrey era una niña, pertenecieron a la Unión Británica de Fascistas y el padre también al partido nazi alemán. La realidad de la II Guerra Mundial hicieron que madre e hija entendieran el error: pasaron hambre —

Audrey sufrió una severa anemia que le dejó secuelas de por vida— y colaboraron con la resistencia.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2890407/0/conexion-moda-givenchy-audrey-hepburn/?utm_source=Boletin&utm_medium=Email&utm_campaign=Suscriptores#xtor=AD-15&xts=467263