Mujeres valientes



Hoy te he vuelto a ver,
apurando los minutos,
maquillándote,
en cada frenazo del atasco.
Lo hacías apurada,
como todo lo que ya habías hecho,
durante la poca mañana que llevamos.
Corriendo, siempre corriendo,
para, muchas veces, no lograr llegar pronto.
Como no es la primera vez que te veo y sé,
que no va a ser la última, quisiera escribirte:
A ti, que estás bajo presión,
y que puedes sentirte,frecuentemente, juzgada.
A ti, que igual no sabes por qué te maquillas,
si por gusto o por intentar disimular-te.
A ti, que quieres llevar siempre puesta la sonrisa.
A ti, que aunque luches, sabes que no, que no está
todo igual repartido.
A ti, que las prisas son tus consejeras,
y faltan minutos en el día.
A ti, que tienes besos para todos,
y muchas ojeras que quieres tapar.
A ti, que eres madre,
y eres la “casa” a la que todos desean llegar.
A ti, que luchas por sentirte libre,
y por ello, eres experta en chocar contra muros.
A ti, expuesta a todo.
A ti, que corres el riesgo de olvidarte de ti.
A ti, bella.
A ti, única.
A ti, valiente.
A ti, bonita.
A ti, te admiro;
con todo lo que eres.
Ojalá puedas admirarte, de esta forma, tú misma.
Ojalá podamos hacerlo todas las mujeres.
Ojalá logremos un mundo,
en el que no necesitemos,
luchar por ser una misma,
luchar por ser iguales,
luchar por compartir responsabilidades,
sin fatigas en cada intento.
Ojalá no necesitemos nunca,
explicar por qué nos queremos.
Ojalá todo el amor que brindamos,
no sea opuesto,
al nuestro.