MAPA DE VISITAS

¿Son Kukulkan, Quetzalcoatl y Viracocha: los antiguos dioses Anunnaki que volverán algún día?



Posted: 09 Feb 2017 05:02 AM PST
¿Son Kukulkan, Quetzalcoatl y Viracocha: los antiguos dioses Anunnaki que volverán algún día?

¿Es posible que Quetzalcoatl, Viracocha y Kukulkan fueran de hecho deidades? Las descripciones de los tres
 dioses antiguos son especialmente interesantes ya que las tres deidades fueron representadas con rasgos no 
característicos para los habitantes de América del Sur: piel blanca, frente ancha, barba roja grisácea y grandes 
ojos azules. ¿Estaban estas tres deidades mesoamericanas de alguna manera conectadas con los antiguos 
Anunnaki?

Si echamos un vistazo a las culturas antiguas de todo el mundo, específicamente las del continente americano, 
encontraremos historias y leyendas que son muy similares. Desde los aztecas, los olmecas, los mayas, los 
incas y las culturas que los preceden, encontramos evidencia de «dioses» que abandonaron la Tierra, prometiendo 
regresar un día.

Pero, ¿quiénes eran esos dioses? ¿Y por qué son sus descripciones tan similares?

Viracocha es el gran dios creador de la mitología pre-Inca. Era una de las deidades más importantes en el panteón
 Inca y visto como el creador de todas las cosas. Curiosamente, los antiguos describieron a Viracocha con rasgos 
que no eran característicos para los habitantes de América del Sur. Viracocha se representa con una barba y un 
bigote algo muy inusual porque los indios americanos no tenían barbas largas y bigotes, aún más extrañamente, 
la representación de Viracocha es muy parecida a los antiguos dioses de la antigua Sumeria en Mesopotamia.

¿Es un signo al que debemos prestar atención?

Curiosamente, al igual que Viracocha fue representado con rasgos diferentes a los de los pueblos nativos 
de las Américas, el dios azteca Quetzalcoatl y varias otras deidades de panteones centrales y sudamericanos, 
fueron descritos en leyendas como barbudos, de piel blanca, ojos azules y relativamente altos.

Si comparamos esas descripciones con las deidades de la antigua Mesopotamia, notaremos numerosas 
similitudes fascinantes que plantean muchas preguntas.

Los mayas, antiguos aztecas, eran de piel oscura. Normalmente no eran muy altos y tenían ojos marrones. 
Kukulkan, Quetzalcóatl e incluso Viracocha eran en su representación humana un contraste completo, con pelo
 blanco o plateado, piel blanca, ojos azules, y eran mucho más altos que los nativos.

Kukulkan, al igual que Quetzalcóatl, tenía una forma humana, así como la de una serpiente emplumada.

Entonces, ¿quiénes eran estos «dioses»? ¿De dónde vinieron y, lo que es más importante, por qué todos ellos 
prometieron regresar algún día?

¿Quiénes eran Quetzalcoatl, Viracocha y Kukulkan? Si de verdad eran antiguos dioses mesoamericanos, ¿por 
qué las antiguas civilizaciones de las Américas los describían con piel blanca, frente ancha y barba roja 
grisácea y grandes ojos azules? Además, ¿cómo llegó la serpiente emplumada, alias Quetzalcóatl, al lejano 
imperio de los aztecas?

¿De dónde vinieron estos antiguos «dioses»? ¿Es posible que Quetzalcoatl, Kukulkan y Viracocha sean de hecho
 el mismo «dios», que de alguna manera estaba físicamente presente en todas las antiguas culturas 
americanas? ¿Y por qué está asociado, persistentemente, el antiguo folklore mexicano con el planeta Venus?
¿Es posible que estos «dioses» antiguos fueran viajeros espaciales que llegaron a la Tierra como muchos 
teóricos de los antiguos astronautas sugieren? ¿Qué pasa si estos dioses son de hecho las mismas deidades 
descritas en la antigua Mesopotamia: Los antiguos Anunnaki?

Curiosamente, si echamos un vistazo al Codex Telleriano-Remensis encontraremos descripciones de lo que parecen
 ser vuelos de una nave espacial que realiza aterrizajes causando asombro y terror de los nativos:
… Cada noche, y durante varias noches, una gran claridad que aparecía en el horizonte y se levantaba
 hacia el cielo, y que tenía la forma de una pirámide en llamas, impresionó tanto al rey de Texcoco que
 decidió poner fin a todas las guerras … “