MAPA DE VISITAS

Científicos descubren vida que existió hace 3.8 billones de años


Posted: 03 Mar 2017 04:24 AM PST
Científicos descubren vida que existió hace 3.8 billones de años
Un equipo internacional dirigido por científicos de la Universidad Colegio de Londres (UCL), han descubierto restos de microbios de al menos 3.770 millones de años de edad en Canadá, según informa Science Daily.
Este descubrimiento proporciona una evidencia directa de una de las formas de vida más antiguas en la Tierra.
El hallazgo abarca minúsculos filamentos y tubos formados por bacterias que vivían en el hierro y que luego se encontraron encerrados en capas de cuarzo en el Nuvvuagittuq Supracrustal Belt (Cinturón Supracrustal) conocido como NSB en Quebec, Canadá.

El NSB contiene algunas de las rocas sedimentarias más antiguas conocidas en la Tierra, las cuales probablemente formaron parte de un sistema de ventilación hidrotermal marítimo rico en hierro que proporcionaba un hábitat para las primeras formas de vida de la Tierra hace 3.770-4.300 millones de años.
«Nuestro descubrimiento apoya la idea de que la vida surgió de los respiraderos calientes de los fondos marinos poco después de que el planeta Tierra se formara. Esta rápida aparición de la vida es coherente con otras evidencias recién descubiertas de colinas de 3.700 millones de años de edad que fueron moldeadas por microorganismos», explicó Matthew Dodd, unos de los autores del estudio.
Una muestra de la roca de 4.28 billones años de la Nuvvuagittuq Greenstone Belt, en Québec, Canadá.
Una muestra de la roca de 4.28 billones años de la Nuvvuagittuq Greenstone Belt, en Québec, Canadá.
Los investigadores examinaron la forma en la que los tubos y filamentos hechos de hematita (una forma de óxido férrico) podrían haber sido creador a través de métodos no biológicos tales como cambios de temperatura y presión en la roca. Sin embargo, encontraron pocas evidencias: estas estructuras están compuestas por los minerales que se suelen formar de la descomposición de la materia orgánica.
«El hecho de que desenterramos estas estructuras de una de las más antiguas formaciones rocosas conocidas sugiere que hemos encontrado directa evidencia de una de las formas de vida más antiguas de la Tierra. Este descubrimiento nos ayudará a reconstruir la historia de nuestro planeta y la vida en ella y ayudará a identificar rastros de vida en otras partes del universo», afirmó otro participante del estudio, Dominic Papineau, citado por el medio.