MAPA DE VISITAS

EL MAPA LITERARIO MÁS GENIAL DEL MUNDO




El sitio World Literary Atlas invita a geolocalizar citas de libros en sus escenarios, se trata de la creación de dos españoles motivados al ver que en Internet faltaba unir la geografía y la literatura, ellos esperan hacer crecer la idea con ayuda de todos ustedes hasta cubrir el planeta y convertirse en referencia para ligar la literatura con cada rincón del mundo.




Fuente: El Mundo


  Las miradas sobre el mundo son virtualmente infinitas pero hay dos principales: ver la realidad física de los paisajes naturales y artificiales tal como son ahora, y leer, proyectando la memoria y la fantasía alrededor, las obras literarias ambientadas en esos lugares. En el transbordador de Manhattan a Staten Island, en la Gran Vía de Madrid o en la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla, hoy rectorado de la Universidad. 

 La diseñadora gráfica Elisabeth Breil y el periodista Pablo Santiago se dijeron, cuenta ella, que les gustaría poder ir por cualquier parte y acariciar en un momento esa segunda piel tan profunda e invisible, la de la literatura asociada a esa casa, esa catedral, esa montaña. Se dieron cuenta de que en el vasto universo de Internet faltaba una página que uniera sistemáticamente la geografía y las letras. Y la hicieron ellos.

  En abril abrieron el sitio World Literary Atlas, el atlas literario mundial que reúne «Libros, lugares y autores» y geolocaliza sobre el mapa de Google citas de obras con su correspondiente explicación sobre el contexto y una imagen del sitio. El nuevo atlas literario interactivo, que presentarán este próximo martes 7 de julio en la FNAC de Sevilla, se basa en el mismo principio colaborativo que la enciclopedia virtual Wikipedia, y necesita de las aportaciones de los letraheridos para ir cubriendo poco a poco los casi 200 países del planeta con las chinchetas de sus citas literarias. «Descubre qué se ha escrito de tus lugares favoritos. Participa publicando una cita», invita la página, cuyo desarrollo informático los dos fundadores encargaron a la empresa jiennense Delirium Coder, explica Elisabeth Breil, diseñadora que vive a caballo entre Sevilla y Barcelona.

  «Queremos que sea el mayor mapa literario del mundo», dice Breil. En sus primeros meses de vida, World Literary Atlas concentra la mayoría de sus primeras entradas en España, La Habana o Nueva York, y tiene todavía por delante una enorme Terra Incognita por conquistar plantando sobre el mapa las banderas de la literatura, como por ejemplo en la muy literaria Rusia, aún por hollar con la primera cita. Pero lo más importante es que la herramienta para casar mapa y literatura ya existe desde ahora. Es sólo cuestión de tiempo que se vaya llenando de voces, para lo que la fundadora se empeña en estos días en difundir la buena nueva.

  ¿Qué hay que hacer para publicar una nueva cita? Para señalar en el atlas una obra y un fragmento de texto con una imagen no hace falta registrarse como usuario. Se pueden rellenar los campos sobre la marcha, introduciendo un título, el autor, un fragmento de la obra, la localización, la fuente con los datos de la edición (traductor, editorial, ISBN...), la fecha de la escritura o de la primera publicación, el género y las etiquetas de búsqueda. Animan a añadir otro texto que explique el contexto de la época, el autor y el lugar. Uno de sus objetivos, dice la cofundadora, es invitar a los lectores interesados a buscar el libro y seguir leyéndolo entero. Sí hay que registrarse en cambio, lo que se hace rápidamente, para poder editar y corregir las publicaciones propias o de otros.

  Elisabeth Breil dice que han creado el Atlas con sus ahorros y por amor al arte literario, aunque esperan en un futuro vivir de él. La inyección económica de algún inversor les permitiría acelerar y multiplicar las entradas por su cuenta. Confían en que a medida que se conozca y crezca, se convertirá en el atlas literario de referencia. 

 No sólo en español. «Nuestro sueño que estén todas las lenguas del mundo», a semejanza de la Wikipedia, que no tiene fronteras. De momento, la página ofrece textos en español, inglés, francés, alemán, portugués y catalán.

 Un ejemplo. Esto escribía el francés Théophile Gautier en 1840 sobre la capital del Betis:m«Es una ciudad extensa, difusa, completamente moderna, alegre, riente, animada y que debe, en efecto, parecer encantadora a los españoles»...