MAPA DE VISITAS

El cielo y el infierno


El cielo y el infierno
El cielo y el infierno no son lugares, sino son estados de conciencia.
No tienes que morir para conocer ambos. El cielo y el infierno de cada persona está en su interior. Tú eliges en cada momento vivir en el infierno o en el cielo…
¿Qué eliges para hoy… qué eliges para este mismo momento?



El cielo y el infierno
El cielo y el infierno no son lugares, sino son estados de conciencia.
No tienes que morir para conocer ambos. El cielo y el infierno de cada persona está en su interior. Tú eliges en cada momento vivir en el infierno o en el cielo…
¿Qué eliges para hoy… qué eliges para este mismo momento?


La puerta del cielo, cuento Zen


Un guerrero samurai fue a ver al maestro Hakuin y le preguntó:
– ¿Existe el infierno?
– ¿Existe el cielo?
– ¿Dónde están las puertas que llevan a uno y al otro?
– ¿Por dónde puedo entrar?
Hakuin le respondió con una pregunta:
– ¿Quién eres?
– Soy un samurai – le respondió el guerrero -, un jefe de samarias.
– Hasta el emperador mismo me respeta.
Hakuin se rió y contestó:
– ¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo.
Sintiendo su orgullo herido, el samurai desenvainó su espada y, ya estaba al punto de matar a Hakuin, cuando éste le dijo:
– Ésta es la puerta al infierno
Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espalda en su cinto, y Hakuin dijo:
– Y ésta es la puerta del cielo
Artículos relacionados:
Más cuentos Mindfulness
Imagen Flickr: Cielo Cristina.Sanvito
Un guerrero samurai fue a ver al maestro Hakuin y le preguntó:
– ¿Existe el infierno?
– ¿Existe el cielo?
– ¿Dónde están las puertas que llevan a uno y al otro?
– ¿Por dónde puedo entrar?
Hakuin le respondió con una pregunta:
– ¿Quién eres?
– Soy un samurai – le respondió el guerrero -, un jefe de samarias.
– Hasta el emperador mismo me respeta.
Hakuin se rió y contestó:
– ¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo.
Sintiendo su orgullo herido, el samurai desenvainó su espada y, ya estaba al punto de matar a Hakuin, cuando éste le dijo:
– Ésta es la puerta al infierno
Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espalda en su cinto, y Hakuin dijo:
– Y ésta es la puerta del cielo
Artículos relacionados:
Más cuentos Mindfulness
Imagen Flickr: Cielo Cristina.Sanvito