Évole se lleva a Junqueras a Sevilla


EL PRÓXIMO DOMINGO, A LAS 21:30 HORAS

Dani Rovira le pone sevillanas a Oriol


 Junqueras en el taxi: “¿Molesta la música?

Arranca la nueva temporada de ‘Salvados’ con Oriol Junqueras, Jordi Évole Dani Rovira. El humorista es el encargado de conducir el taxi a ritmo de sevillanas y trasladar al político y al periodista a Triana. “¿Molesta la música?”, pregunta Rovira. Al presidente de Esquerra Republicana de Cataluña le parece perfecto. El próximo domingo, a las 21:30 horas, vuelve ‘Salvados’.

    Dani Rovira le pone sevillanas a Oriol Junqueras en el taxi: “¿Molesta la música?”
    EL PERIÓDICO
    BARCELONA
    DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DEL 2014
    • María 3Hija de Eugenia. Ama de casa. Cree que nos falta información.
    • Pedro 3Hijo de Eugenia. De izquierdas y contrario al proceso catalán.
    • Diálogo 8Un momento de la conversación de Oriol Junqueras con Jordi Évole y la familia Parejo.
    • Gloria 3Mujer de Pedro y, como él, médico. Tiene dudas sobre Catalunya.
    • Antonio 3Hermanode Gloria. Ingeniero agrónomo y votante del PP.
    • Javier 3Marido de María. Cree que la crisis ha contribuido al independentismo.
    • Eugenia Parejo 3La abuela de la familia. Comprensiva con el proceso.
    En la semana en la que el Govern de la Generalitat ha renunciado a la consulta del 9-N tal como estaba planteada y se ha fracturado el bloque soberanista,Salvados estrena temporada acompañando a Oriol Junqueras a pasar un día en Sevilla para hablar de la independencia catalana con los miembros de una familia andaluza, los Parejo, que tienen perfiles y opiniones políticas que abarcan un amplio abanico ideológico. Alrededor de la mesa, los Parejo y el líder independentista debaten sobre las consecuencias que para todos tendría una hipotética independencia catalana. Estos son tres extractos de esa conversación.
    Jordi Évole: Oriol, ¿tú defenderías la independencia de Catalunya incluso sabiendo que igual no le iba bien a Catalunya?
    Oriol Junqueras: Es un caso hipotético que me resulta implanteable. Lo lamento, porque estoy convencido de que el hecho que los ciudadanos tomen sus propias decisiones siempre acaba siendo bueno.
    J. É.: ¿Este futuro se puede decidir yendo hacia la independencia incluso existiendo la hipótesis de que igual no me va del todo bien?
    O. J.: Me niego a plantear esa hipótesis porque me parece absolutamente…
    Antonio: Oriol, es que cualquier cosa que no te conviene, te niegas a aceptarla o a contemplarla; únicamente tomas la parte positiva, y la parte negativa la obvias. Y me creo una película en la que todo me va a ir bien y me salgo y convenzo a todo el mundo: votar, sí, pero la gente para votar tiene que estar informada.
    O. J.: Sí, claro. Y nosotros lo intentamos.
    Antonio: ¿Cómo vas a informarles tú si tienes un planteamiento que cuando algo no te gusta no lo contemplas?
    O. J.: No, yo contemplo lo que no me gusta. Lo que pasa es que no puedo contemplar algo que me parece absolutamente improbable.
    Gloria: Pero hay una cuestión que yo imagino que los catalanes se plantearán. A mí lo que me preocuparía es decir: «yo voy a votar la independencia pero no sé qué estoy votando porque, ¿qué va a significar la independencia? Antes de votar quiero saber cuáles son las cartas del juego». Y eso es lo que yo creo que falta: la información, porque, entre otras cosas, creo que no se puede saber.
    O. J.: Pero, ¿tú crees, sinceramente, que los ciudadanos de Catalunya apoyan mayoritariamente una opción sin haber pensado cuáles son las implicaciones de esa opción? Yo creo que no, que ellos son conscientes, en mayor o menor medida.
    (…)
    J. É.: ¿Formar parte de España nunca ha sido bueno para Catalunya, desde tu punto de vista?
    O. J.: Tiene cosas positivas desde el punto de vista de la cultura, de la lengua, del hecho de que todos nosotros seamos bilingües…
    J. É.: Sí, sí, desde luego, pero algo pragmático. Que tú digas: «Hubo un momento en que hubo una inversión del Estado español en Catalunya que fue magnífica».
    O. J.: Yo no te lo sé encontrar en este momento.
    Gloria: El caso de las Olimpiadas, ¿no?
    O. J.: Incluso en ese caso, las inversiones del Estado español en Catalunya estuvieron por debajo del porcentaje de población catalana en el conjunto de España.
    Gloria: Y cuando se puso Seat y todo el potencial industrial…
    O. J.: El Gobierno español intentó que Fiat, Seat, no se instalase en Catalunya, pero no lo consiguió.
    (...)
    J. E.: En esta separación, vosotros ¿cómo os imagináis que va a reaccionar una de las partes afectadas, la española, la que más os toca?
    Pedro: Me daría muchísima pena porque yo me he criado siendo Catalunya mi país. Yo he ido a Catalunya un montón de veces y me encanta. Me daría pena, independientemente de la repercusión que tuviese en la capacidad económica o adquisitiva del resto de los españoles. Eso ya es otro cantar.
    J. É.: Me llama la atención que ayer, en el aeropuerto, al llegar Oriol Junqueras, hablamos con gente que había en la terminal, y la palabrapena también se utilizó. Oriol, no sé si a ti también te ha sorprendido.
    O. J.: Entiendo que dé pena. Y también espero que entiendan que a mí me da mucha pena que digan que los ciudadanos de Catalunya no tienen derecho a decidir.
    J. É. Eugenia, ¿tú qué sentimiento tienes?
    Eugenia: De todo. [A Junqueras] Yo estoy de acuerdo con vosotros. La cosa se ha agravado y se ha deteriorado todo, la gente sale a la calle… Todo el que sale a la calle no es tonto, ni está manipulado por los vídeos y las historias. Si llegan a poner remedio a esto y hay propuestas y no putean tanto a los catalanes, no llegamos donde estamos ahora. Eso está claro. Ni Esquerra hubiera subido tanto, ni existiría la bronca.
    O. J. : Es muy probable.
    Eugenia: Tendría que haber habido propuestas. Una independencia me daría una pena muy grande, pero tal como están las cosas ahora, tampoco pueden seguir. Prohibiendo y con el 'ahora te castigo y te echo la ley encima' no se consigue nada.
    J. É.: Esto que estamos haciendo hoy, dialogar, ¿por qué está costando tanto que se haga entre los políticos de primer nivel catalanes y españoles?
    O. J.: Supongo que hace mucho tiempo que cuesta, y cuesta porque la experiencia ha enseñado que no sirve de nada. E insisto, no sirve de nada porque muchas veces nos han mentido.

    Transcripción: Daniel Picas