RECETA - Rissoto de Champiñones Portobello y Setas

Cocinando con las chachas


Rissoto de Champiñones Portobello y Setas
Posted: 22 Feb 2016 08:44 AM PST

El champiñón Portobello es una variedad del champiñón blanco (también llamado champiñón de París). Está de temporada en primavera y otoño aunque podemos disfrutar de él todo el año. 
Comenzó a cultivarse de forma casual a mediados siglo XVIII cuando un productor de melón cerca de París vertió agua utilizada para lavar setas silvestres sobre un compost gastado del cultivo de melones. Más tarde muchas setas brotaron de ese lugar.



Esta variedad de champiñón tiene sabor mas dulce y fresco que el champiñón blanco y es más delicado y de textura mas firme y tersa. Son ideales a la parrilla simplemente con unas gotas aceite y sal gorda, pero nosotras hoy lo traemos en un cremoso plato de arroz del que es un protagonista excelente.

Además resulta muy fácil de hacer con el Caldo de Verduras Ecológico de Costa Eco que encontramos en nuestra caja sorpresaDisfrutabox junto a los productos más novedosos e innovadores del mercado. Belleza, cuidado personal, hogar y alimentación, todo lo que nos gusta en una caja mensual llena de sorpresas.

Ingredientes:

400 gr de arroz bomba
150 gr de setas
150 gr de champiñones Portobello
Un litro de caldo de verduras
Dos chalotas
Una cucharadita de azúcar
100 gr queso Grana Padano
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta

Elaboración:

Picamos las chalotas bien pequeñitas y troceamos las setas.
Ponemos en una cazuela un par de cucharadas de aceite de oliva e incorporamos las chalotas y la cucharadita de azúcar. Bajamos el fuego y dejamos pochar hasta que esté bien doradita. Mientras tanto ponemos el caldo a calentar.
Añadimos las setas a las chalotas. Dejamos cocinar hasta que pierdan la mitad de su volumen.
Incorporamos el arroz, salpimentamos y mezclamos bien, removemos durante unos minutos.
Ahora añadimos el caldo, primero dos cazos y removemos, no debemos dejar que se consuma del todo el caldo antes de añadirle más. Una vez que casi esté consumido el caldo, repetimos la operación y así sucesivamente hasta que el arroz esté listo.
Debemos de probar constantemente hasta que arroz este a nuestro gusto.
Una vez que el arroz esté en su punto añadimos el queso rallado, mezclamos todo bien  y dejamos reposar unos minutos.