RECETA - TARTA DE FRUTAS



Ingredientes:


1 base de masa quebrada o masa brisa
3 rodajas de piña
1 naranja
1 pera
1 sobre de gelatina neutra

Para la crema pastelera: ( También se puede adquirir en supermercados)
4 yemas de huevo
1/2 litro de leche
150 g de azúcar
60 g de maizena


Preparación:

En un molde para quiche, coloca la masa quebrada cuidando de que quede bien adaptada a la forma del molde. Para hornearla y que mantenga su forma, deberás cubrir con un papel de horno o papel de aluminio la masa y colocarle un peso. He usado unas alubias, pero puedes usar garbanzos u otro peso teniendo en cuenta que cubra toda la base. Introduce en el horno precalentado a 220º C y colócalo a media altura. A los 10 minutos, retira el papel y las legumbres y deja de cinco a diez minutos más hasta que se dore. Déjala enfriar y ya la tendrás lista para montar la tarta.

Mientras se hornea la masa, puedes ir preparando la crema pastelera.



En un cazo, coloca las yemas de los cuatro huevos (las claras no se usan en esta receta, así que puedes emplearlas en otra preparación como puede ser el Angel food cake que te dejo aquí). Incorpora la mitad de la leche, el azúcar y bate bien con unas varillas eléctricas o manuales.

Mezcla la maizena con el resto de la leche hasta que no quede ningún grumo. Añade esta mezcla a la mezcla que has preparado antes con las yemas y bate todo bien.

Lleva el cazo al fuego y, sin dejar de remover, deberás esperar a que la mezcla tome una consistencia de crema espesa. Para ello debes tener cuidado de que el fuego no esté demasiado alto porque la crema pastelera se quema con mucha facilidad. He tenido el fuego en el nivel siete de nueve. Suelo usar las varillas para remover y así evito que se me formen grumos. Cuando veas que desaparece la espuma de la superficie, espesa y empieza a hervir, retira del fuego y deja que se enfríe.




Mientras tienes la masa y la crema enfriando, vas preparando las frutas.

Corta tres rodajas de piña limpias de piel a cuartos y quítales el corazón. Pela la naranja quitándole la parte blanca y córtala en rodajas y luego corta en mitades cada una de ellas. Pela la pera y córtala en láminas.

Llena la base horneada de masa de hojaldre con la crema pastelera a temperatura ambiente (si está templada y no se ha enfriado por completo, no importa). Alisa la superficie con una espátula y distribuye las láminas de fruta desde el borde hasta en centro formando círculos. La decoración es al gusto de cada uno y puedes elegir la distribución de la fruta como prefieras.



Prepara la gelatina según las instrucciones del fabricante. La que yo he usado se disuelve en agua y se lleva a ebullición. Se deja enfriar un minuto y se puede usar, pero sigue al pie de la letra las instrucciones del envase. Cubre con la gelatina toda la superficie de la tarta y ya la puedes guardar en el frigorífico hasta que esté bien fría y la gelatina se haya cuajado. Ya tienes tu pastel listo para disfrutar!

QUE APROVECHE!