MAPA DE VISITAS

RECETA - bizcocho de avellana, ron y galletas maría




Resultado de imagen de baking
Dicen los entendidos que el verano está dando sus últimos coletazos, así que yo creo que ya es el momento de inauguración de la nueva temporada de horno. Para eso nada mejor que estrenar el otoño con un delicioso y adictivo bizcocho de avellana, ron y galletas maría, un pastel para desayunar como un rey y que encima si buscais los ingredientes, es sin gluten.
Este es un bizcocho denso y húmedo gracias a la grasa que aportan los frutos secos, pero que servirá para llenaros de energía toda la mañana ahora que hay que reincorporarse al trabajo.

Ingredientes para cuatro personas

  • 200 g de avellanas tostadas
  • 12 galletas de tipo maría con o sin gluten
  • 6 huevos L
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 200 g de azúcar
  • 1 sobre de levadura química ( mirar si es sin gluten)
  • 50 g de ron o licor de avellanas
  • 40 g de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de mantequilla para untar el molde

Cómo hacer bizcocho de avellana, ron y galletas maría

Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Después engrasamos con la mantequilla derretida un molde de unos 23 centímetros de diámetro. En una picadora o robot ponemos las avellanas y las galletas maría y las trituramos hasta hacerlas polvo.
Pasmos esto para un bol y añadimos los huevos batidos, removemos. Echamos la sal, la esencia de vainilla, el azúcar y la levadura. Mezclamos de nuevo.
Agregamos el licor de avellanas o el ron y el aceite, y de nuevo volvemos a unir los ingredientes. Vertemos en un molde y horneamos durante 50 minutosaproximadamente.
Picmonkey Image 2
Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Fácil

Degustación

Este bizcocho de avellana, ron y galleta maría, al ser tan jugoso, se os conservará perfectamente durante varios días en una lata o un recipiente hermético para pasteles. Muy rico con ese toque alcohólico del licor, que podéis ir variando según vuestras preferencias personales, es ideal para acompañar un café, al que tan bien le quedan las noras aromáticas de los frutos secos.